¿Qué es una puerta cortafuegos?

Las puertas cortafuego o también llamadas rf (resistentes al fuego) son puertas de metal, vidrio o madera que se instalan para evitar la propagación de un incendio, el  fuego y humos toxicos, siendo esto su principal propiedad. Además permiten la evacuación y el rescate en una edificación del personal, facilitando la acción del personal de bomberos. sus características principales son:

  • Estabilidad mecánica: construida con materiales suficientemente resistentes.
  • Aislamiento térmico: impedir permitir el paso de calor y el consiguiente aumento de temperatura al otro lado.
  • Estanqueidad a las llamas: impedir el paso de gases y llamas, susceptibles de continuar el incendio.
  • Resistencia térmica suficiente para impedir que se produzcan en la cara no expuesta temperaturas superiores a las que se establecen en esta norma.
  • Detección superficial de calor, indicadora de la evolución del incendio desde el lado no expuesto. Las puertas metálicas son las puertas cortafuegos más utilizadas ya que son las más eficaces y a la vez, las menos estéticas, aunque hoy día ya se puede elegir su apariencia entre varios acabados.